Buscar
  • Eitan DJ

Perdidos en Marbella

Actualizado: mar 28

Hace unos meses o incluso hace ya un año, me contrató Mojo Marbella una discoteca en plena Milla de oro Marbellí.


El encargado de esta, me localizó a través de mis redes sociales y tuvimos una larga conversación que al final dio resultado. ¡Ya estaba contratado!


Lo malo es que la fiesta era esa misma noche y apenas tenía unas horas para organizar el viaje, preparar la maleta, la música, la puesta en escena...


En ese entonces yo aún no tenía carnet de conducir, con lo cual les tocó de nuevo a mis padres llevarme.


Le pregunté a mi amigo y vecino Esteban que si quería venir conmigo, su respuesta fue sí.


Una vez todo preparado pusimos rumbo a !Marbella!



Como aún tenía una hora de camino por delante, aproveché para hacer los últimos retoques a la música y comprar algunos temas en francés ya que el dueño de la discoteca me dijo que asistirían muchas persona de esta nacionalidad aparte de ingleses, árabes e indios.


Una vez allí, mis padres nos dejaron a Esteban y a mí en Puerto Banús, ellos dieron una pequeña vuelta y volvieron a casa.


No parábamos de alucinar con el increíble lujo que se veía en cada calle de este famoso puerto. Coches de lujo, yates, discotecas...





Después de una hora visitando el puerto, fuimos a cenar a un Burger king cercano ya que obviamente no teníamos suficiente dinero para cenar en uno de esos caros y famosos restaurantes de la zona.


Cenando, conocimos a un grupo de niñas de Arabia Saudí, las cuales nos regalaron un menú grande que habían pedido por error... ¡Nos hinchamos de comer!


Como la hora de mi espectáculo se estaba acercando, comenzamos a caminar hacia la discoteca, pero no sabíamos si coger un taxi o no, ya que según tenía entendido la sala se encontraba a una media hora andando de nuestra ubicación.


Al final, decidimos ir andando para poder charlar por el camino y hacernos unas cuantas fotos chulas ya que teníamos que atravesar casi todo el bonito paseo marítimo de Marbella.




Después de andar durante un buen rato, tocaba salir del paseo marítimo y subir una enorme cuesta para llegar a la carretera principal y posteriormente subir una segunda cuesta hasta llegar a la discoteca.


En esta segunda cuesta mencionada, nos perdimos porque subimos por la incorrecta.¡Estábamos totalmente perdidos¡ A sí que tuvimos que retroceder un buen tramo hasta la subida correcta, que era un camino de tierra con muchos árboles alrededor y bastante oscuro.


Comenzamos a subir sin ningún problema y sin nada de miedo, hasta que escuchamos un ruido muy extraño que procedía de detrás de los árboles, así que empezamos a correr muy asustados pero a la vez riéndonos nerviosos con la adrenalina subida por la nubes.


¡No teníamos ni idea de que había sido ese enorme ruido que nos asustó tanto!

Llegamos al final del camino empapados de sudor y con la camiseta en la mano del gran sprint que habíamos hecho. Menos mal que siempre llevo tres camisetas iguales y una toalla en mi mochila, por si acaso.


¡Por fin llegamos a la discoteca!


¡Pero nos encontramos con la sorpresa de que la sala estaba aún cerrada! Y ya era bastante tarde. En ese momento nos sentamos en una escalera y descansamos de la caminata, mientras venía el dueño y el encargado.




Varios minutos después, dimos una vuelta por alrededor de la zona, nos dimos cuenta de que la famosa discoteca Olivia Valere estaba justo al lado y se estaba celebrando una lujosa ceremonia.


!La fiesta en la que yo actuaba era el after!


Pasados unos minutos, llegaron los trabajadores de Mojo Marbella, abrieron las puertas, nos ofrecieron algo de beber a Esteban y a mí y me enseñaron la cabina. Por fin empezaba lo bueno, tengo que decir que el dueño era muy buena gente y dejaba a Esteban subirse conmigo al escenario. Estuve pinchando unas tres o cuatro horas hasta la mañana siguiente.


Al principio de mi sesión, cabe mencionar que la discoteca estaba vacía. Pero poco a poco fue llenándose de gente que salía de la famosa Olivia Valere.


Una vez finalizada la fiesta, salimos de la discoteca. Deslumbrados por el sol radiante que hacía y también súper cansados, pero aún nos quedaba mucha aventura por delante.


Tocaba volver a casa y mis padres no podían venir a por mí, así que pedimos un Uber que nos dejo en la estación de autobuses de Marbella, desde allí cogimos un autobús hasta Fuengirola, para posteriormente coger un tren hasta nuestro destino, Torremolinos.


Fue una vuelta bastante dura ya que eran muchos trayectos y estábamos muy cansados de la increíble aventura vivida por tierras Marbellís.


Por fin llegamos a nuestras casas, y al menos yo dormí durante toda la tarde.


Con esta publicación, quiero aclarar que los principios nunca son fáciles, hay que olvidarse de los lujos y ser humilde. No importa como tengas que llegar a un show, lo importante es que llegues y des lo mejor de ti.


¡Gracias por leerlo!



- Eitan Schoham -









0 vistas
  • Negro Twitter Icono
  • Negro del icono de YouTube
  • Black Instagram Icon
  • Black Facebook Icon

   © 2020 Eitan Schoham. Created with love | All rights reserved.

  • Negro del icono de YouTube
  • Black Instagram Icon
  • Black Facebook Icon